El pañuelo es un raton 1

Hasta que no aprenda a usar bien el teclado fujitel que me acompaña, tendrá que suponer la existencia de la letra ENIE, la ENE con la cosita arriba.

Luego de los abrazos que fueron menos tristes de lo pronosticado en parte por las innumerables despedidas y momentos íntimos de sinceridad y silencio con amigos y familiares. A veces con la sensación de que me iba a la guerra, y que con mas de algún familiar de avanzada edad  los reencuentros son mas inciertos, la irracional esperanza de la vida después de la muerte consolaba la tristeza de ausentarme por un par de años  cosa que de ser cierta nos permitiría vernos en otra otro lugar. Pero esa es harina de otro costal. El punto es que no fue una explosión de lagrimas. Simples abrazos que dejaban las cosas bien claras. Me voy por las ramas mientras escribo, pero tenga paciencia que al final todo calza.

catorce-1.JPG
No solo Berlin tiene semaforos peculiares. La foto principal corresponde a la previa de una escuela de samba, Sao Paulo.

Entre tanta celebración de fin de ano, navidad, verano, paseos a la playa y una semana de trabajo que tuve que recuperar en enero, deje todo para ultimo momento. Literalmente. En lo único que me esmere y que tal vez haga de este viaje algo menos al estilo Indiana Jones, es el hecho de hacerme acompanar de una tablet mas liviana que una bolsa con pan y un teclado portátil. Si bien es cierto aun mantengo mis agendas como bitácoras para anotar cosas y salir del paso, esta vez la tecnología surcoreana será espero por un largo tiempo, mi companera de viaje. Bueno, ademas me preocupe de invertir en una cámara fotográfica mas sofisticada que una promedio y caí en el consumo de las reflex, por lo que por lo equivalente a una vaquilla, o unos 15 corderos a precio sureno me hice de una cámara buena y con innumerables funciones que ha resultado un misterio indescifrable de uso hasta este momento. Por lo que la única foto que he tomado ha sido con mi cámara mas antigua, que tampoco se queda atrás. Cargadores de pilas de todo tipo, una luz de emergencia, una radio para comunicarme en alguna expedición supongo rumbo a los Himalayas (risas, pero debería ser totalmente probable si tomo en cuenta que tengo el pasaje a Nepal comprado) un teléfono con el infaltable whatsapp y otros artilugios  hacen que estar lejos se haga cada vez mas difícil. Y bueno, en ese ámbito enfoque tiempo, energía y recursos. Pero esto no seria gratuito, y así deje otro punto quizás mas importante totalmente de lado. Los alojamientos y hospedajes. Como pase los últimos casi tres anos trabajando , estudiando o de pasante (esclavo moderno, hasta que tienes el PHD al lado de tu nombre) con estudiantes extranjeros logre formar una red de contactos, amigos, conocidos en varias latitudes. De esta manera gran parte de mi viaje esta pensado bajo la premisa del sofá y buen corazón de los amigos. Pero esa gran parte deja espacios que no pueden ser cubiertos, como por ejemplo Brasil. Es curioso que tenga amigos en Turquía, China, Rusia, Nueva Zelandia, isla Quenac en Chiloe pero no un país latinoamericano cercano que me ha dado tantas penas y alegrías como el penal errado de Jara que en lo personal me dolió mas que el palo de Pinilla y mas de algún viaje en buses made en Brasil. El tema es que minutos antes de abordar me surgió la duda de que me dirían en el aeropuerto al saber que mis planes era ser literalmente un vagabundo por dos días y en un como creo que ya conté, reserve una noche en una hostal barata que google en su tenebrosa omnipresencia me señalo como la mas conveniente.
Lo que no sabia, era que al llegar al aeropuerto me daría cuenta de que no se nada de portugues. De hecho no sabia decir que no se portugues. Falo y Obrigado eran mis caballitos de batalla para salir del aeropuerto y entre senas y repitiendo cual mantra – transporte publico barato por favor- en un espanol muy pausado logre dar con la famosa micro que por cinco reales me llevaría a la ciudad. Ciudad de 20 millones de habitantes, como imaginaran bastante grande y que para ser sincero, no estaba entre mis planes conocer. Pero aquí estoy, sentado en mi pieza de la hostal. Llegar eso si no fue fácil, nada fácil. En la micro me entro todo el american Way y a la unica persona de la micro que se parecía a alguien como yo, le tuve miedo. Me vi preocupado mas de la cuenta porque tenia conmigo mis dos mochilas que tienen todo. Eso, todas mis pertenencias. Y como aun no llego al Tibet, mis cosas lamentablemente siguen siendo muy importantes para mi. Y la toalla, los zapatos, documentos y toda esa majamama de cosas que traigo por un momento los vi amenazados por el Ze pequenho que en cualquier momento me abordaría. Entonces ir en esa micro del sistema publico sin saber donde me tenia que bajar rumbo a la urbe me tenia un poco nervioso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s